Información

Edición y diseño gráfico

Posts tagged Educación para la Ciudadanía

Este mes de junio se inauguró en Oviedo la IX Exposición Urbana de Mupis de Motiva 2008 titulada ¿Diferentes?, una actividad organizada por la Escuela de Arte de Oviedo de la que ya informamos sobre nuestra participación en una entrada de febrero.

Y la semana pasada ha sido noticia destacada, así como tema de opinión de muchos comentaristas de prensa y radio, la intervención estrella de la ministra de igualdad Bibiana Aído en el Congreso y sus declaraciones posteriores saliendo al paso de las críticas que suscitó. Una buena ocasión para recordar con esta entrada la VI Exposición Urbana de 2004, titulada Contra la violencia de género.

Las ideas de la ministra, todo eso de la «nueva masculinidad», «el nuevo modelo de sociedad», «la superación de la sociedad patriarcal», etcétera, no son originales, son moneda común de la corrección política «progresista». Podrían formar parte del guión de una película del decadente realizador canadiense Denys Arcand.

↑Gijón, 2004 (Fotografía de Ricardo Morales, Escuela de Arte de Oviedo).
………………………………..

Como el trabajo de los diseñadores gráficos consiste, según la literatura especializada, en comunicar, la Exposición Urbana de Mupis de Motiva es una buena plataforma para demostrarlo. Así que ahí acudimos casi todos, diligentes e ingeniosos, con nuestra munición de clichés iconográficos a despertar la conciencia de los ciudadanos y ciudadanas. O sea, a propagar las ideas que defiende la ministra Aído.

Una de las imágenes más destacadas de la muestra Contra la violencia de género es la que presentó Daniel Nebot: un dibujo en forma de pictograma de unos genitales masculinos que, a su vez, forman la empuñadura de un cuchillo. Una metáfora visual que entusiasmó a nuestro querido amigo Pepe Monteserín y que recogió en su libro Mil kilómetros de alambre. Antología de croquis engañosos.

↑Mupi de Daniel Nebot en la Exposición Urbana de 2004, Gijón (fotografía de Ricardo Morales, Escuela de Arte de Oviedo)
………………………………..

Es una imagen potente y bien realizada, no cabe duda, por algo Daniel Nebot es uno de los mejores diseñadores, pero hay que destacar, por encima de su valor formal, la idoneidad de su fuerza simbólica para ilustrar el contenido ideológico que inspira la Ley de Identidad de Género: «el hombre, por el hecho de ser hombre, maltrata y asesina a la mujer por el hecho de ser mujer».

Lo que contradice la Igualdad que se defiende desde la democracia armónica de manual de EpC en la que parece vivir la ministra, cuyos «déficits» como éste que se nos presenta clasificado con la etiqueta ideológica de «violencia de género» pueden, según ella, corregirse a partir de «nuevos modelos» semánticos y jurídicos.

Por mucha ley Integral contra la Violencia de Género y demás discriminaciones positivas que se quieran inventar, la realidad de nuestro sistema democrático (sobre el que se pretende institucionalizar la Igualdad en términos absolutos creando un ministerio para tal fin) convierten las iniciativas reformadoras de Bibiana Aído en puro artificio.

Porque obvian la discriminación que supone para las víctimas el que a los maltratadores asesinos, lo mismo que a otros abyectos delincuentes (violadores y pederastas o terroristas), se les conceda la garantía de rehabilitarse, de «curarse», de cumplir condena temporal y volver a ser personas en la sociedad civil, otorgándoles la ventaja ilegítima de las acciones criminales ejercidas sobre ellas.

La víctima, que comparte su condición con los familiares y seres queridos, lo es también porque nadie lo evitó. Y si perdió la vida nadie podrá devolvérsela, y si sobrevive ya nadie conseguirá hacer desaparecer las secuelas físicas y psicológicas de la violencia padecida, por mucho consuelo y ayuda de los especialistas de turno que reciba.

Y para qué seguir.

•••

educacion-para-la-ciudadania-4.jpg

Los sabios de la Asamblea Intergaláctica, reunidos recientemente en la estratosfera, han elaborado un proyecto ético con diferentes modulaciones según el grado religioso o progresista de los receptores para educar y orientar a lo hijos de los terrícolas en la Base Común Feliz que ha empezado a construirse.

A continuación, un resumen de sus principios fundamentales:

Ser una ciudadanía y comunidad política feliz • Tener un proyecto común progresista que resuelva bien los conflictos • Abandonar la ley de la violencia y obtener los bienes materiales y educativos que nos permiten una vida digna, desarrollándonos como personas terrícolas felices, con valores éticos, comprometidos con la igualdad, la seguridad y la paz • Defender y disfrutar los valores progresistas fundamentales e imprescindibles, protegidos con los derechos humanos, para ser personas terrícolas valiosas, importantes y respetables, con independencia de nuestra fuerza, riqueza, conocimientos, cultura, religión o sexo • Tener derechos para exigir de forma legítima a los demás, pero cumpliendo con nuestros deberes, respetando también los de los demás y a la autoridad legítima que establece las normas progresistas necesarias para hacerlo correctamente • Concienciarse cívicamente, conocer el gran proyecto ético que la Base Común Feliz tiene como reto • Ser libres en la misma medida que responsables • Contribuir a la idea de justicia, impulsada, completada y controlada por la solidaridad • Comprar inteligentemente lo que se necesita sin que la publicidad influya • Respetar la identidad sexual de los demás sin que importe la homosexualidad • Gozar de una sexualidad guiada por los valores de responsabilidad, justicia y solidaridad • Respetar la identidad religiosa, las creencias y ritos de todas las religiones que no atenten contra los derechos humanos terrícolas • Aceptar las nuevas formas de familia terrícola • Comportarse con debida urbanidad • Ir a la escuela, aprender de los profesores y de los libros para, de mayores, poder trabajar y producir bienes que generen riqueza en el mercado de la Base Común Feliz, evitando, en lo posible, las desigualdades que pueda ocasionar • Vivir en democracia, la forma política más eficaz para realizar el proyecto ético más justo en la Base Común Feliz, votando a los políticos progresistas profesionales que trabajen por el bien de la Base Común Feliz y vigilándolos para que hagan su trabajo sin manipulación y demagogia.

Y consumir todo el soma que se administre para estar siempre contentos.

•••